Capítulo 2: NIGEON – VINCENNES, 1640-1642

¿Quiénes son los mínimos?

François Martonilla, fundador de los mínimos nació en Paola, Calabria (sur de Italia) el 27 de marzo de 1416. Siendo aún muy joven se retiró a llevar una vida de ermitaño, dedicado a la plegaria y la penitencia. Pero pronto se reunieron con él otro jóvenes, y así, sin haberlo deseado se encontró a la cabeza de una comunidad laica. Su amor hacia los pobres, su oración, sus dotes curativos, hicieron que su fama traspasara las fronteras. Tiene que afrontar cuestiones de estado y de justicia social en el Reino de Nápoles y en la corte del Rey de Francia Luis XI, a donde irá en 1483 por invitación del Papa Sixto IV. Permanecerá allí hasta su muerte en 1507.

En una época de decadencia de la vida religiosa y de la vida cristiana entre los laicos, la comunidad mínima fue una luz para la Iglesia de Europa. Defensor de los pobres ante los poderosos y los reyes, predicador de la conversión a una vida de humildad, penitencia y caridad, dedicada a la contemplación asidua, Francisco de Paula mostraba a un pueblo que de cristiano tenía sólo el nombre, el camino de regreso a Dios Padre. La gente humilde aprecia a los mínimos, y los llaman “hombres buenos”, debido a su bondad y sencillez, que contrasta con la actitud otros religiosos de la época.

La mayoría de los conventos de los Mínimos estaban ubicados en la periferia de las ciudades a fin de favorecer no sólo el silencio y el retiro sino también la proximidad con la gente que vivía marginada, los sin trabajo, los trabajadores de los talleres y los campesinos. Debido a esto, los Mínimos fueron los primeros en sufrir las epidemias, los incendios y las guerras de la primera mitad del siglo XVII en Francia, y pudieron estar junto a las víctimas de la pobreza. Estos frailes unían todas sus energías físicas y espirituales para acudir en su ayuda. Ellos mismos llevaban una vida de austeridad extrema, hacían un cuarto voto de abstinencia perpetua de carne y productos lácteos. Además de este estilo de vida penitente,  y de la lucha contra la decadencia y la permisividad de su sociedad, se levantaban a media noche para empezar su jornada de trabajo y oración.

En 1640 la Orden ha alcanzado su mayor desarrollo: 457 conventos (157 en Francia). Los Mínimos siguen disfrutando del apoyo de la familia real. Si bien la mayor parte de los conventos siguen el humilde camino mínimo trazado por su Fundador, la holgura que les proporciona la “fundación” real y los numerosos legados y donaciones han ido convirtiendo a la orden de los mínimos en un grupo de grandes terratenientes. La atracción que ejerce la vida intelectual, y más aún la necesidad de profundizar en la relación entre fe y la explicación científica del mundo hace que algunos mínimos se dediquen provechosamente a la ciencia. Y el convento de la Place Royale de París se convierte, durante el reinado de Luis XIII, en uno de los centros del mundo intelectual.

Contexto sociopolítico

La guerra prosigue, la oposición a Richelieu va en aumento, éste muere en 1642 seguido al poco tiempo por María de Médicis, madre de Luis XIII, y por el propio rey al año siguiente. Luis XIV sólo tiene 5 años, su madre Ana de Austria se hace cargo de la regencia ayudada por el ambicioso Mazarino, introducido por Richelieu en el gobierno. La situación no es halagüeña.

La miseria espiritual de la gran mayoría era muy grave. Los sacerdotes tenían muy poca formación, la instrucción del pueblo estaba descuidada. Muchos, incluso entre las personas instruidas, sufrían la influencia de la herejía del Jansenismo, que enseñaba que la gracia se daba sólo a algunos, privando así a las personas de la esperanza.

La propia Iglesia está  agitada debida a las discusiones y tensiones que provoca la condena papal de las tesis jansenistas. Estas tensiones afectan a todas las comunidades monásticas.

Sin embargo, no todo era negativo. La primera parte del siglo XVII produjo también un número impresionante de hombres sabios, de filósofos y de figuras religiosas tales como Jeanne Françoise de Chantal, Francisco de Sales, Louise de Marillac, Vicente de Paul, etc.

El Concilio de Trento había iniciado un período de renovación intensa. Las Órdenes Religiosas, como el Carmelo, llevaban a Francia la reforma iniciada en otros países un siglo antes. Los  Mínimos se alegran con estos cambios que le permite realizar  su deseo de promover la renovación espiritual por la conversión. Se producía una democratización de la espiritualidad. Los seglares son llamados a la santidad por personas como Francisco de Sales que introdujo una nueva forma de “misticismo cotidiano”. Durante este período un gran número de jóvenes y de señoras casadas se comprometían en acciones caritativas.

Vida de Nicolás Barré

En octubre de 1640 Nicolás ingresa como postulante en el convento de Amiens, reuniéndose con los “hombres buenos” a los que conoce desde su infancia. Algunas veces había ido a su capilla. El convento había sido fundado en vida de Francisco de Paula, en 1498. Es un convento bastante modesto si se compara con las grandes abadías de la ciudad.

Nicolás vive en él un corto período, destinado a comprobar la solidez de su vocación, y luego es enviado a Nigeon, muy cerca de París, dónde está el Noviciado. Allí se inicia a la vida mínima y le entregan el hábito de lana negra natural en la capilla dedicada a la Virgen de Todas las Gracias.

En el noviciado Nicolás se forma para la oración y aprende a beber de un manantial al que nunca renunciará: “Si el director espiritual no es un hombre de oración, ¿de dónde sacará lo que hay que decir, aconsejar, pedir?”

El noviciado es también el duro aprendizaje de una vida penitente inspirada en el amor, la ascesis es camino de liberación y lleva a una profunda experiencia de abandono.

El 31 de enero de 1642, en la capilla de Notre-Dame de Toutes Gràces, pronuncia sus votos solemnes. Luego el joven es enviado  al convento de Sainte Marie des Rois, en el pueblo de Vincennes, cerca de París. Allí dedica diecisiete meses a su formación, preparándose para el sacerdocio.

Nicolás se había inclinado por una orden especializada en la evangelización de las clases populares, él se siente preparado para asumir una misión de ese tipo. Pero sus superiores no le envían a predicar entre la gente sencilla. No les ha pasado inadvertida la brillante inteligencia del joven religioso, su asombrosa capacidad de discernimiento, la seguridad, claridad y sencillez con que aborda las cuestiones de teología y filosofía. Para ellos el destino de Nicolás está claro: continuar sus estudios en el ilustre convento de la Place Royale de París.

Plataforma cole

Menú escolar

Fundación EDUCERE

Equipación deportiva

Virgen de la Peña, un estilo de educar

Portal Educación

EDUCACYL
EDUCACYL

Wikipedia

Canales de Noticias

MICROSIERVOS

Microsiervos

La sonda china Chang'e 5 ya está sobre la superficie de la Luna (mar, 01 dic 2020)
>> Leer más

El radiotelescopio de Arecibo resulta destruido al desplomarse su plataforma de instrumentos (Tue, 01 Dec 2020)
>> Leer más

Virtual Arena: juegos de acción en realidad inmersiva en un gigantesco espacio con «desplazamiento libre» (Tue, 01 Dec 2020)
>> Leer más

NAUKAS

Naukas

El color púrpura: el caracol que vestía a los dioses (Wed, 02 Dec 2020)
>> Leer más

¿Puede el Gobierno obligar a la población a vacunarse frente a la COVID-19? (Tue, 01 Dec 2020)
>> Leer más

Hitos en la red #342 (Sun, 29 Nov 2020)
>> Leer más

free counters

Desde el 5 de marzo de 2009