Capítulo 3: PLACE ROYALE, 1643-1657

Contexto sociopolítico

El país está pasando momentos difíciles, que repercuten en el convento de la Place Royale. “En Francia reina la desolación, no hay provincia que no sufra en extremo. París y sus alrededores son los peor parados. Todos los pueblos de las afueras están completamente desiertos, y los habitantes se han refugiado en los bosques, mientras que los otros han muerto de hambre o a manos de los soldados.  El trigo se ha perdido, las viñas están arrancadas y los pueblos quemados...”

La agitación de la capital ha sido constante, sobre todo entre 1648 y 1652. La subida de impuestos debida a las guerras, la centralización del poder absoluto que eliminaba las prerrogativas de las familias nobles, la impopularidad de Mazarino, habían abonado el terreno para la guerra civil. El parlamento, los príncipes y el pueblo parisino se unieron contra el poder. Estalló la Fronda, con sus barricadas y sus combates en las calles de la capital. Esta sublevación fue duramente reprimida y sembró la ciudad de víctimas y ruinas.

Sin embargo, el convento parisino de los mínimos se beneficia de numerosas fundaciones de misas y no pasa demasiados apuros. Esta riqueza del monasterio y otros conventos del barrio provoca algunas tensiones con el clero local, que se prolongan hasta 1658.

Vida de Nicolás Barré:

A partir de 1644, a los 23 años, antes incluso de su ordenación, que debió de ser entre octubre de 1645 y septiembre de 1646 (los registros han desaparecido), recibe el encargo de enseñar filosofía a sus hermanos más jóvenes. Pronto se amplía el campo de sus responsabilidades. Al nuevo sacerdote se le encomienda la misión de todo mínimo, es decir, la predicación y la confesión. En 1647 es profesor de teología, y a los treinta años se le otorga la capacidad de confesar a los religiosos. Por último, en noviembre de 1653, además de su trabajo como profesor de filosofía, es nombrado bibliotecario. Es el encargado de seleccionar libros y manuscritos para una biblioteca de 15.000 volúmenes. La biblioteca se convierte en un lugar de encuentro de investigadores dedicados a la selección de las obras, bajo la dirección de Nicolás. Este trabajo le proporciona una ocasión única para ampliar sus conocimientos.

Aparentemente que contradicción entre las aspiraciones de humildad y penitencia del joven que llamaba a la puerta de los mínimos en Amiens, dejando atrás la carrera que le habrían proporcionado su familia y sus estudios, y la fama que empieza a disfrutar el joven mínimo. Vive esta situación como una lucha interior: “La ciencia es útil porque ilumina las conciencias, pero también alimenta el amor propio y el orgullo, y es más difícil vencer y curar los vicios del espíritu que los del cuerpo. Para entregarse del todo a Dios hay que ser el más pequeño” (MTP144)

Nicolás continúa su camino sin apartarse de la plegaria y la penitencia. Todos los días dedica tres o cuatro horas a la oración, y cuando sus responsabilidades le ocupan más tiempo y sus jornadas son insuficientes acorta las noches para dedicarlas a la oración.

Nicolás lo pasa mal al contemplar las tensiones que se dan entre los conventos y el clero local. Estas rivalidades, este afán de dinero y riqueza llega a pervertir el culto que pretendidamente se rinde a Dios, es un contrasentido absoluto del mensaje evangélico. Él también necesita conversión. Se dedica de lleno a la vida penitente y a la mortificación  con tanto ahínco que su salud se resiente: come poco, duerme poco… Cae enfermo y sus superiores  empiezan a alarmarse. Él procura tranquilizarles, pero su salud se deteriora hasta el punto de entorpecer su ministerio. Le cuesta trabajo articular palabra, no soporta las conversaciones, no puede concentrarse en el estudio… Hoy lo llamaríamos depresión. Nicolás nunca recobrará del todo la salud. Las enfermedades “largas y agudas” y sus dolorosos tratamientos no le abandonarán en toda su vida.

Pero en el fondo de su alma Nicolás ha pasado por la terrible prueba de la duda angustiosa que poco a poco le fue minando. Él, ese espíritu iluminado cuyas palabras guiaban a los estudiantes ávidos de saber o a las multitudes que se agolpaban en la capilla del convento, el religioso cuya orden soñaba con convertirle en un faro de su siglo, se hunde en las tinieblas.

El provincial decide enviarle a Amiens. Se espera que allí, el ambiente familiar y la “ausencia de todas esas especulaciones intelectuales que han alterado su salud” (eso se creían), podrá recuperar sus fuerzas. La ciudad de Amiens es bastante más tranquila de lo que había sido París durante su estancia en el convento de la Place Royale. El alejamiento de París, de su agitación política e intelectual, será beneficiosa para el joven religioso. A comienzos de septiembre de 1657 deja París y se dirige a Amiens.

Plataforma cole

Menú escolar

Fundación EDUCERE

Equipación deportiva

Virgen de la Peña, un estilo de educar

Portal Educación

EDUCACYL
EDUCACYL

Wikipedia

Canales de Noticias

MICROSIERVOS

Microsiervos

La sonda china Chang'e 5 ya está sobre la superficie de la Luna (mar, 01 dic 2020)
>> Leer más

El radiotelescopio de Arecibo resulta destruido al desplomarse su plataforma de instrumentos (Tue, 01 Dec 2020)
>> Leer más

Virtual Arena: juegos de acción en realidad inmersiva en un gigantesco espacio con «desplazamiento libre» (Tue, 01 Dec 2020)
>> Leer más

NAUKAS

Naukas

¿Puede el Gobierno obligar a la población a vacunarse frente a la COVID-19? (Tue, 01 Dec 2020)
>> Leer más

Hitos en la red #342 (Sun, 29 Nov 2020)
>> Leer más

Cómo estimular el pensamiento crítico de un niño utilizando el catálogo de juguetes de los Reyes Magos (Sat, 28 Nov 2020)
>> Leer más

free counters

Desde el 5 de marzo de 2009